¡Feliz jueves!

¿Cómo va la semana?

Llevo una temporada que no dejo de escuchar:

  • «Mi hijo se porta fatal en casa»
  • «La profesora de mi hija me ha dicho que se porta fatal en clase»
  • «Me contesta de unas formas horribles»

Y así, podría seguir enumerando muchas muchas más. Os voy a hacer tan solo una pregunta: ¿Cómo os encontráis vosotros?. Como no me podéis contestar en el momento que escribo, os cuento yo: me siento cansada, triste por no poder ver a mis abuelos y lo que es peor, por no poder abrazarlos. Y ahora os digo, los peques se sienten igual.

Están cansados de la mascarilla, de los geles, de escuchar por todos los lados hablar del coronavirus, que si cierran, que si abren, que si mi padre no tiene trabajo, que nos quedamos confinados porque un niño de clase salió positivo,… No pueden más, están saturados y nosotros solo los juzgamos, ¡BASTA!. Son niños y niñas que tienen emociones, vivencias, y esta situación está siendo terrible, vamos a aprovechar la situación para forjar lazos fuertes, relaciones de confianza.

¿Qué podemos hacer si nos desborda la situación?

  • Ofrecer un plan divertido que nos apetezca a los dos. Cocinar, jugar al pilla pilla, darnos un baño,…
  • Explicar que necesitamos tiempo y espacio. Podemos explicar que nos quedamos en la misma habitación pero haciendo actividades diferentes. Mamá leyendo un libro y la peque jugando con coches.
  • Autocuidado. ¡PAPÁS Y MAMÁS! Es fundamental, para cuidar tenéis que cuidaros.
  • Pedir comida a domicilio, ¿a quién no le gusta comer diferente de vez en cuando?
  • Ver una película en familia, ¿quién hace las palomitas?

Mamás y papás, lo estáis haciendo bien. Esta situación está sacando muchas emociones, es importante intentar mantener la calma y ser conscientes de que esto es algo transitorio. Nuestros peques necesitan tener una infancia feliz, se lo merecen. 

Cualquier cosa podéis escribirme, estaré feliz de poder ayudaros.

Un abrazo, 

María