¡Buenos días y feliz domingo!

Hoy voy a ser un poco más intensa de lo normal, voy a hablaros desde el corazón para intentar transmitir algo que realmente me preocupa.

Ahora el mundo está un poco loco, la gente es más negativa de lo habitual y las quejas suelen estar presentes en el ambiente. Los peques escuchan esto y les toca su autoestima y su ánimo, esto no puede seguir así, día tras día.

Esto no solo afecta a la autoestima de los adultos, también afecta a los peques. Os voy a proponer seis cosas a los adultos para tratar de cambiarlo. Tenemos que cambiar nuestra actitud ante ciertas situaciones y más si están los peques delante.

  • Despertarnos pensando que «todo va a ir bien», intentando sonreír y empezar el día con energía.
  • Evitar escuchar noticias negativas de forma continua. Si las noticias se repiten una y otra vez, vamos a escuchar Rock fm.
  • Evitar hablar temas delicados delante de los peques de forma recurrente, ser realistas pero no preocupar de forma innecesaria.
  • Mostrar nuestro malestar si el día no ha ido bien pero intentar sacar el lado positivo. Que nuestros hijos e hijas vean la realidad, pero que también vean que todo puede solucionarse, que hay esperanza.
  • Disfrutar de los pequeños detalles y compartirlos.
  • Antes de dormir, agradecer el día vivido. Lo podemos hacer en familia o solos.

A veces me repito con este tema, pero creo que no somos conscientes de que la vida no está en pausa, sigue pasando el tiempo. Tenemos que aprender a disfrutar de los pequeños detalles del día a día: cocinar un bizcocho en familia, jugar a un juego de mesa con nuestra hija, tocar el piano,… Sé que es difícil, que son momentos duros, complicados,… pero hay que tratar de sacar una sonrisa, otra, otra y otra,… por nuestros peques, ellos no son responsables de nada, ellos se merecen una infancia feliz.

Yo no quiero dar lecciones a nadie, solo intento decir lo que yo hago, buscar el lado positivo de todas las situaciones.

Un abrazo, 

María