Piezas sueltas, ¿a qué jugamos?

 

Es una pregunta trampa, la respuesta que yo daría es: «a lo que ellos quieran». Las piezas sueltas me parecen una oportunidad para que puedan experimentar el  juego libre, sin que los adultos tengamos la necesidad de intervenir.

En el ejemplo que os pongo en las fotos, yo he elegido unas piezas de madera de la tienda Little L, pero también las podéis hacer con tapones de botellas, trozos de palos, canicas, piedras,… Estas piezas son hechas a mano y tienen una calidad increíble. Lo único que tenéis que tener en cuenta a la hora de elegir piezas sueltas es que el tamaño de las piezas deberá adecuarse un poco a las posibilidades de vuestro peque (si se mete algo a la boca o no).

 

Fue Simon Nicholson en 1972 el que escribió la Teoría de las Piezas Sueltas. Sin duda, para mí, una de las cuestiones más importantes que explicó y desarrolló fue que todos somos creativos al nacer, lo que me hace reflexionar que somos nosotros, los adultos, los que «matamos» esa creatividad.

Está demostrado que si hay orden, cuantas más piezas podamos ofrecer a nuestros niños y niñas más posibilidad de aprendizaje.  Nicholson unió directamente la creatividad con las posibilidades de juego en la primera infancia.

 

¿Cómo os recomiendo hacerlo?

  • Comprar o buscar piezas sueltas.
  • Os recomiendo que compréis una caja con compartimentos y separéis las distintas piezas que tengáis.
  • Dejar a vuestro peque experimentar sin intervenir.

loosepartsplay.co.uk

Vamos a dejar a los niños y las niñas experimentar con diferentes materiales que tengan diferentes formas y colores, sin intervenir, a través del juego libre para que pueda crecer su creatividad. Aunque creamos que en ocasiones se siente perdido o se aburre, él encontrará una manera de dar solución a eso o quizá, es solo nuestra impresión y él está disfrutando de esos momentos.

Espero que os guste, cualquier duda podéis escribirme.

Un abrazo.