Antícipate con tu peque, SIEMPRE.

Anticipar sirve para que los peques tengan una idea de algo que va a ocurrir en un futuro próximo. Con ello conseguimos no pillarlos por sorpresa, que sepa con antelación que una situación va a ocurrir.

Con ello, conseguiremos disminuir su frustración o sus enfados. Podemos ir poco a poco introduciendo conceptos como los días, las mañanas, las tardes, las horas,…dependiendo de la edad podemos aprovecharlo de una manera u otra.

No solo sirve con anticipar, también tenemos que educar emocionalmente para que vayan aprendiendo a gestionar sus emociones desde pequeños.

 

Para que lo entendáis mejor os lo cuento con un ejemplo:

 

 

Vamos al parque como todos los días pero en esta ocasión tenemos yoga a las 18h por lo que nos tendremos que ir antes del parque. 

¿Qué voy a hacer? Antes de salir de casa le diré a mi hija o a mi hijo que hoy tendremos que estar un poquito menos en el parque porque nos tenemos que ir a clase de yoga. Cuando nos aseguremos de que nos haya escuchado y comprendido iremos al parque.

Como sabemos que en el parque se lo pasa muy bien, avisaremos 10 minutos antes de la hora de irnos de que quedan 10 minutos, lo recordaremos a los 5 minutos y cuando el tiempo se acabe nos marcharemos. ¿Qué ocurre si no se quiere ir del parque?

  • Lo primero es que como madres y padres tendremos que tener 10-15 minutos de margen para no llegar tarde a todos los sitios.
  • Le explicaremos lo que habíamos acordado antes de salir de casa.
  • Si se pone nervioso le daremos un espacio para que respire, cuando esté preparado charlaremos y nos iremos a yoga.

 

Como habéis podido observar a nuestro peque no le pillará por sorpresa tener que irse del parque, esto hará que sea más sencillo gestionar sus emociones.  Si a nuestro peque le cuesta comprenderlo podemos tener en casa pizarras magnéticas, un calendario o un horario diario.

Además sirve para todo tipo de situaciones. Si le cuesta la comida podemos preparar un menú semanal juntos, en el que organicemos las comidas y que pueda observar qué día toca comer cada alimento. Lo podemos hacer con el colegio, con las excursiones, con la ropa,…con todo lo que podáis imaginar.

Os prometo que evita que se generen situaciones difíciles, ayuda a expresarnos y comunicarnos mejor en familia.

 

¡Anticípate con tu peque!