Hoy quería hablaros de cómo transmitir el valor de la responsabilidad a los niños a través del cuidado de nuestras mascotas.  Hace unos meses ya os escribí sobre los muchos beneficios que tiene tener un animal en casa.

Todos sabemos que cuando entra un animal en casa, se convierte en uno más de la familia. Pero también requiere unos cuidados que no solo los padres y las madres tienen que hacer, los hijos e hijas tienen que ser responsables de esto. 

La responsabilidad de tener un animal en casa.

¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos transmitir este valor a nuestros hijos e hijas? Aquí os doy unas ideas para que vuestros hijos e hijas adquieran poco a poco responsabilidades

  1. Empezar desde antes de que llegue el perro, el gato o el conejo a casa. Podemos pensar juntos en familia qué necesita, ¿comedero, pienso, correa,…?. Es importante participar todos en todos los procesos; la adopción, la compra de utensilios,…
  2. Desde el momento de su llegada, está bien realizar cosas en familia con el animal. Por ejemplo: si es un perro sacarlo a pasear de vez en cuando juntos, si es un gato ponerle su cama cerca del sofá cuando vemos una película (aunque luego no le apetezca y se vaya), jugar con el conejo,…
  3. Si los niños y niñas son muy pequeños podrán ocuparse de que siempre tenga agua, que a su hora tenga la comida, sacar o guardar sus juguetes. Tenemos que tener siempre en cuenta cómo es nuestro perro, las capacidades de nuestra hijo o hijo y siempre bajo supervisión. 
  4. Cuando ya empiezan a comprender y ser capaces de recoger, ordenar, limpiar,…pueden encargarse de las tareas de limpieza, de ayudar en el baño del animal. A partir de los 6- 7 años ya son capaces de empezar a hacerlo.
  5. A partir de los 10 años ya podrá pasearlo, dependerá de dónde vive y de sus características personales, pero si vive en un lugar de no muchos habitantes, seguro, podrá hacerlo.
  6. Es importante que sepan que no es un juguete, que necesita cuidados e independencia. El ejemplo es la mejor manera para enseñar a nuestros pequeños y pequeñas la responsabilidad de tener una mascota.

Cuando vayamos a adoptar a un animal, debemos ser realistas, conscientes de nuestras posibilidades y de las características de nuestra familia. A partir de que llegue a casa, será uno más.

 

Muchas gracias por leerme, cualquier cosa podéis escribirme un correo o un comentario.

Un abrazo, 

María