Llega Halloween, una fiesta que no es del gusto de todos. Estos días estoy escuchando y leyendo muchos comentarios acerca de este día, tanto positivos como negativos. Está claro que todo el mundo puede tener su opinión pero en ocasiones siento que cuando opinamos solo criticamos y juzgamos a las otras personas, sin intentar aportar y sin intentar construir. Creo que una sociedad debe de ser libre de elegir sin temor de ser criticada o insultada. Cada persona debe de poder celebrar y disfrutar de un día de ilusión, disfraces y risas; obviamente sin hacer daño a nadie.

La verdad que yo no estoy ni a favor ni en contra, entiendo que haya personas a las que no les guste y entiendo que haya personas que disfruten de este día.

¿Qué podemos hacer para tener un día de Halloween respetando a unos y a otros?
  • Empatizar con la otra persona, tanto los que aman Halloween como los que lo rechazan.
  • No emplear disfraces que ofendan, asusten o puedan dañar a una persona.
  • Si no nos gusta, buscar alternativas diferentes para no tener que observar constantemente lo que no nos gusta. Plan de cine en familia en casa, juegos de mesa, pijamada y pizza,…
  • Si lo celebramos, explicar a nuestros peques que hay personas que no lo celebran y que tenemos que respetar su opinión y decisión. Es bueno que conozcan el origen de Halloween, ¿por qué se celebra?
  • Si no lo celebramos, explicar a nuestros peques qué es Halloween, por qué lo celebran y de dónde viene.
  • Dar libertad a nuestro peque para que elija. Cuando son muy pequeños no son conscientes, mi opinión es que es mejor esperar hasta que ellos pueden elegir y respetar sus decisiones.

Es algo general, creo que debemos aprender a respetar las tradiciones de otras personas, aprender a amar las diferencias es esencial para conseguir un mundo mejor.