Los poderes del aburrimiento

En muchas ocasiones le damos mil vueltas a la cabeza buscando actividades, talleres, juegos para nuestros peques; nos da miedo que se aburran y, ¿sabéis qué?, eso tiene que ocurrir. El aburrimiento es la llave que abre la puerta de la creatividad, de la imaginación, de la ilusión y de la perseverancia.

Es bueno dejar a nuestras y nuestros pequeños aburrirse, que ellos empiecen a observar qué les apetece hacer, qué podrían hacer si…, cómo se sienten,… De esta forma observan cosas de diferentes maneras o quizá se fijan en objetos que jamás habían invertido tiempo en observar. Aquí es cuando empiezan a crear, a imaginar, a ilusionarse.

No es necesario ni recomendable cargar a nuestros hijos con actividades, juegos o tareas 24/7, necesitan su espacio, necesitan escucharse. No quiero decir que permitamos que nuestros hijos se aburran todo el rato, si no que de vez en cuando se lo permitamos.

¿Qué podemos contestarles cuando nos dicen la frase «mamá, papá, me aburro»?

  • Podemos comentarles que en este momento no podemos estar con ellos jugando, explicarles la razón y que tienen la posibilidad de elegir lo que más les apetece hacer.
  • Animarles a que piensen que es lo qué mas les apetece, qué es lo que les gustaría hacer y lo lleven a cabo.
  • Proponerle que haga una lista con cosas que le gustaría hacer cuando se aburra y que empiece a hacerlo ese mismo día.
  • Mostrar empatía. «Yo comprendo que te aburras, pero en este momento no puedo darte toda mi atención»

Es muy probable que repitan muchas veces cuánto se aburren, algunos días pasarán el rato repitiéndolo pero otras acabarán haciendo algo que les guste, crearan actividades, descansaran, escucharan música o dejarán volar su imaginación; y todo está bien.

Aburrirse es bueno, vamos a permitírselo.

Vamos a permitirles que sueñen con ser panaderos, que creen un horno que sea capaz de hacer millones de sus galletas favoritas, que viaje a África y observe elefantes viendo un cuadro que hay en casa o que salte en la cama creyéndose que pertenece al circo.

Feliz domingo 🙂