Ruedines en la bici

Llega el momento en que nuestra hija o nuestro hijo está preparado para montar en bici. Ve a otras niñas montando en bici y se queda alucinando, pide una bicicleta y nosotros observamos que su desarrollo es adecuado, ¡es el momento!.

 

Vamos a la tienda a comprar una bici y todas las de pequeños van con ruedines, ¿por qué no comprarle con ruedines?

Los ruedines crean una falsa seguridad. Por un lado, hacen creer que es mucho más seguro ir con ellos puestos y que no puede pasarte nada, pero realmente te puedes caer igual. Y por otro lado, los niños se acostumbran y cuando les quitar los ruedines tienen miedo a caerse, miedo a no saber, no quieren aprender sin ruedines.

Los niños que aprender a ir en bici con ruedines tardan mucho más en aprender a ir en bici sin ruedines que los que aprenden desde el principio a ir solo con la bici, sin aparatos que «ayuden».

¿Qué podemos hacer para que aprendan y vayan seguros?

  1. Elegir un buen momento. Observar que estén preparados, buscar un momento que nosotros vayamos a tener tiempo libre, tiempo para invertir con ellos.
  2. Escuchar al niño, ver si está motivado, darle seguridad y empatía.
  3. Tener un equipo anti caídas. Coderas, casco, rodilleras, guantes y llevar ropa larga.
  4. Elegir la bicicleta adecuada.

Vais a alucinar cuando observéis qué orgullosa u orgulloso se siente tu hijo de aprender a montar en bici sin ayudas, ¡ella sola!