¡Hola! ¿Cómo estáis?

Hoy os quiero presentar a una persona muy especial: Amparo. Ella es la creadora del blog Mamáporsorpresa, la podéis encontrar en instagram como @mamaporsorpresa.

Cuenta sus vivencias como mamá primeriza y ahora se adentra en otra aventura aún más grande con su segundo hijo. Charlando con ella me contó su miedo a que Sam sufriera con la llegada del nuevo bebé. De aquí salió una entrevista bonita hablando sobre cómo abordar la llegada de un hermanito, os la dejo a continuación:

Amparo: ¿Cómo podemos preparar a un hijo ante la llegada de un nuevo bebé?

María: Aquí me parece muy importante conocer bien a cada familia. Algunas familias son relajadas y otras todo lo contrario, por eso siempre es mejor tener una sesión con la familia, charlar un poco y poder dar unas recomendaciones más concretas.

Estos serían mis consejos generales:

  1. Cuando le explicamos a un niño que va a tener un hermano, es conveniente estar con el núcleo familiar (padres, madres, hermanos,… dependiendo de cada familia).  Podemos decírselo enseñándole una ecografía, con una canción o de una forma que al niño vaya a gustarle.
  2. Intentar invitar a que se una a las actividades que tengan que ver con el nuevo bebé. Si vais a comprar ropa o algún mueble, transmitidle vuestra ilusión, preguntadle si le gusta donde lo vais a poner o dejad que él decida dónde lo quiere poner. A ellos les gusta sentirse importantes, que se les tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones. Habrá veces que le apetezca acompañaros y otras que le parecerá un rollo, todo está bien, es normal. ¿A quién no le parece a veces aburrido ir de compras?Aquí añadir que hay niños que no pasan mucho tiempo con sus padres, si ese tiempo ahora va a ser para comprar cosas para su nuevo hermano, error. Si pasamos un tiempo limitado con nuestro hijo que este lo disfrute al máximo, que sea con cosas con las que nos divirtamos
  3. Evitad las preguntas, interrogatorios y amenazas.“¿Vas a jugar con tu hermano?”, “Si no juegas con tu hermano, nos llevaremos tus juguetes”, ¿Cuánto vas a querer a tu hermano?”, «¿Quién va a ser mi favorito ahora?»,… así infinidad de preguntas que llueven sobre los niños y que ellos no son capaces ni de plantearse, ni de comprender. Lo único que empiezan a generar es envidia, ansiedad y competitividad.No os preocupéis, calma, podéis respirar. Se amarán, compartirán, jugarán, pelearán, planear pintar todas las paredes juntos…pero todo a su debido tiempo.Luego están los comentarios del tipo: “Ahora tendrás que ayudar mucho a mamá/papá”, “dentro de poco serás el mayor y tendrás que portarte bien».En mi opinión, todos estas frases que decimos no sirven de nada. Cargamos al niño con más responsabilidad, inseguridad y nervios. 
  4. Álbum familiar. Es un bonito recuerdo tener un álbum de fotos con las ecografías en manos de nuestro otro hijo. Podéis sacar fotos cada vez que vais a revisión, que la ecografía la coja vuestro niño e ir revelándolas y pegándolas con él en un álbum. ¡Vaya! Podéis hacerlo como más os guste. Intentad que siempre esté a mano, en el rincón de lectura de los niños o en una mesa a su altura, así podrá pintar y contar también su historia de este momento.

 Amparo: ¿Tienes algún manual o libro que nos sirva para llevar mejor la llegada de un nuevo hermano? Si puedes darnos recomendaciones  para nosotros como papás y recomendaciones de cuentos enfocados a niños. 

María: Voy a daros algunos títulos que me parecen que pueden ayudarnos un poquito.

Para niños me gustan los siguientes:  

  • Dentro de nuestra mamá. Jo Witek
  • There is going to be a baby.  John Burningham y Helen Oxenbury
  • Un bebé llega a casa. Aurora Gavino y Juan Manuel Ortigosa
  • Mamá. Mariana Ruíz. +3 años
  • Adivina cuánto te quiero. Sam McBratney

Todos estos libros, excepto el de mamá, pueden ser para niños de 2 años. Es importante que el cuento lo lea primero un adulto (¡siempre!), y luego el niño podrá manipularlo  y jugar cuando quiera. 

*Algunos de estos libros están contados en youtube. Esto lo recomiendo por si queréis mirarlo antes de comprarlo. Pero solo los padres, los niños cuantas menos pantallas mejor. A los niños siempre en libro físico, necesitan tocar, pasar las páginas con sus deditos, olerlos y poder cogerlo cuando ellos quieran.

Para padres recomendaría uno en especial: 

  • Cómo educar con respeto y cariño. Jane Nelsen

Este libro sirve para millones de situaciones. De hecho, en el blog ya lo he recomendado. En esta etapa me parece esencial, nos enseña como escuchar a nuestro niño desde otro punto de vista.

No recomendaría más libros para manejar los celos de un niño, creo que nos centramos en este punto y en mi opinión nos tenemos que centrar más en intentar normalizar, en no alterar sus rutinas y en pasar tiempo con ellos. Todo fluye.

Amparo: ¿Qué cambios en el comportamiento de Sam es posible encontrar y cómo hacer frentre? ¿Cómo se manifiestan normalmente esos “celos”? Durante el embarazo y en la llegada del bebé.

María: Es posible observar como cambia su comportamiento desde que le contamos que va a tener un hermano. Pero como siempre depende del niño. También es verdad que comenzamos a justificar más sus conductas, decimos: “¡ah, esto lo hace por el embarazo!” y quizá simplemente tuvo un dia duro en el cole.

No hay una edad en la que sientan más o menos celos. Obviamente si son muy muy pequeños ni se enterarán, pero más o menos un poquito antes del año ya pueden sentirlo. Depende de la personalidad del niño, hay niños más independientes que otros y esto hará que cada situación sea totalmente diferente.

¿Cómo se presentan los celos durante el embarazo y la llegada?

  • Lo más común es un retroceso generalizado. Ejemplo: estaba empezando a comer solo, ahora pide que le ayudemos; ya iba al baño solo, ahora necesita otra vez pañal; antes era más cariñoso, ahora se mantiene distante….
  • Irritabilidad y cambios de humor
  • Necesidad de mimos contínuos 
  • Llamadas de atención

Estos son los más comunes, pero pueden aparecer otros. ¿Qué podemos hacer?

  • Acompañarlo en todo momento.
  • Escucharlo.
  • Si necesita ayuda, negociar cuanta. Ejemplo: Si ya no quiere comer solo, le podemos decir que nos sentamos a comer con el nuestra comida, mostrarle que estamos con él y animarlo.
  • Mostrarle nuestro apoyo. Ejemplo: se frustra mucho más cuando no le salen las cosas bien. No solo acompañarlo con las palabras, nos podemos sentar a su lado y decirle “si te apetece podemos intentarlo juntos”.

Es importante, mantener el equilibrio. Inconscientemente, nosotros caemos en ayudarles más de lo que necesitan. Evitadlo, ellos pueden, más acompañados pero pueden.

Amparo: ¿Llevarle al hospital o que se conozcan en casa y porqué? y es conveniente hacerle algún regalo al mayor en estos días? En el caso de que así fuera, cuál sería un buen regalo?

María: En esta pregunta si que tendríamos que tener muy en cuenta cada caso.

Depende un poco del hospital, del entorno, si se comparte habitación con otra mamá y hay muchos familiares o no,…Si la madre y el bebé no están muchos días en el hospital y se comparte habitación con otra mamá lo mejor es que se conozcan en casa. Es mi opinión personal.

Si por el contrario es en una habitación privada y con intimidad podemos realizarlo ahí.  En el momento que conozca a su hermano y vea a su mamá se sentirá mejor si está rodeado de personas conocidas. Ademas así podrá retirarse a un lado a jugar  incluso le podremos dar la opción de ir a casa pronto si lo necesita.

¿Darle un regalo por la llegada del nuevo bebé? Me resulta curioso que ahora se haya extendido tanto esto. Para mi es algo prescindible. No creo que un regalo haga al niño sentirse mejor, lo que quiere es que sus padres estén con él y le den amor. En mi opinión es un poco como un chantaje emocional.

Si se quiere hacer un regalo, ya que nos apetece, pero no a modo técnica anti-celos, le regalaría algo para construir en familia, un material para manipular o algo que implique interactuar.

Amparo: ¿Cómo podemos actuar con el hermano mayor los primeros días de la llegada del bebé? ¿Cómo ayudar cómo padres?

María:

  • Intentando seguir con las rutinas.
  • Pasando con la madre media hora al día solo con él. MUY IMPORTANTE. Es importante que no se sienta apartado de la madre, intentar conseguir un ratito a solas con él. Sabemos el vínculo especial con ellas, que no note que se corta de forma brusca.
  • Invitando a que él participe en las rutinas de su hermano (bañarlo, jugar al lado de mamá mientras da el pecho…)
  • Dadle amor, más y más y más.
  • Tened paciencia, mucha.

Amparo: ¿Qué frases deberíamos evitar?

María:

  1. ¿Vas a compartir con tu hermano cuando sea mayor?
  2. ¿Qué juguete le vas a regalar a tu hermano?
  3. ¿Cuánto quieres a tu hermano?
  4. No te portes mal, ahora tenemos dos niños a los que cuidar.
  5. Portate bien, si te portas mal le doy todos los juguetes a tu hermano.

Todas aquellas que impliquen comparar, amenazar o menospreciar.

Amparo: ¿Qué frases  debemos potenciar para reforzar su autoestima y su alegría?

María:

  1. Entiendo que te sientas así.
  2. ¿Me acompañas a hacer la compra? Me apetece pasar tiempo contigo.
  3. Qué suerte tenemos de que nos ayudas a bañar (vestir, poner crema..) a tu hermano.
  4. Qué suerte que quieras estar conmigo cuando doy el pecho.
  5. ¿Qué podríamos hacer hoy para pasárnoslo muy bien? Se puede plantear como una rutina. Buscar algo que le guste cada día y hacerlo.

Ojalá os sirva a vosotras también. Recordad que esto es algo general, cada familia tiene un millón de características y habría que verlas con detenimiento.

Y muchas gracias a Mamá por sorpresa:)

Un abrazo gigante.

María

8ad33331-0d35-47d0-854a-7cd15ae91281