Conozco de primera mano las pocas ganas de estudiar, la desmotivación por ir al colegio y la pereza que entra al llegar a casa y tener que hacer los deberes. También he visto que hay veces que aunque estés ilusionado, motivado y seas responsable surgen dificultades como la falta de concentración o el agobio por la cantidad de contenidos.

De ahí, este post.

 

Vivimos en una sociedad en la que importa más la cantidad que la calidad, y esto, en la educación no iba a ser diferente.

Importa más “escupir “ el contexto filosófico de Descartes, escribir una definición con exactamente las mismas palabras que aparecían en el libro que; conocer e intentar comprender quién fue Descartes, el porqué de esa definición y porqué es importante que yo con 13 o 20 años lo conozca.

Lo más gracioso de todo, es que probablemente el que “escupe” tendrá mejor nota que el que comprende y sabe reflexionar. Y a mí esto, me pone muy triste.

Con esto justifico a los niños que estudian de memoria, a los que temen ir a clase, a los que odian las asignaturas y se asustan cuando llega el domingo por la noche y tienen que prepararse la mochila para ir al colegio.

 

A continuación aporto mis pequeños consejos y como podemos aumentar la motivación desde casa mientras luchamos porque el sistema educativo cambie. Estos son los tips que a mí me funcionaron cuando estaba en la Universidad y que, a día de hoy sigo empleando para estudiar u organizarme en el trabajo.

AQUÍ LLEGAN LOS TIPS:

  1. Ser ordenado y limpio. Súper mega recomendable. Si tenemos falta de motivación, necesitamos sentarnos a estudiar y que sea fácil, no perder el tiempo buscando la regla que estaba ayer encima del montón de ropa. Esto cuenta desde tener el estuche limpio a tener el archivador ordenado.
  2. Luz natural. Siempre que podamos es mejor, además conviene de vez en cuando abrir la ventana para no congestionar la habitación.
  3. Tener un sitio habitual de estudio. Es aconsejable estudiar siempre en el mismo lugar y así conocer cómo trabajamos habitualmente y el material con el que contamos.
  4. Actitud positiva.Está demostrado que somos más productivos si pensamos en positivo. Si nos cuesta un poquito, podemos pensar en lo que viene después de los exámenes (descanso, concierto, fiesta, universidad…).
  5. Haz ejercicio.Da igual lo que hagas, como si sales 30 minutos a pasear a tu perro. Antes o después de estudiar muévete.
  6. POST-IT. Si sabemos que tenemos poca fuerza de voluntad (porque aun no la hemos entrenado) es útil ponernos post-it en frente de donde estudiemos dando ánimos y recordarnos nuestras metas. Por ridículo que parezca, funciona.
  7. Colores. Está bien tener diferentes colores de subrayadores. Yo suelo usar: naranja para conceptos, amarillo para cosas generales, rosa para autores, azul para nombres de enfermedades o fórmulas. Podéis haceros una leyenda con cada color y así será mucho más sencillo.
  8. EsquemasEra totalmente necesario apuntarlo, aunque esto ya lo sabréis. Emplear esquemas y mapas conceptuales sin mucho texto, simplemente para organizarnos las ideas, tener una visión global de lo que vamos a aprender.Próximamente realizaré una publicación explicando cómo subrayar y hacer esquemas de forma sencilla.
  9. Mini break. Cada 50 minutos de estudio o de realizar ejercicios  levantarnos a dar un paseo por casa, hablar con alguien de casa o aprovechar para ir al baño o beber agua durante 5-10 minutos. Esto dependerá totalmente de la persona. No esperar ni demasiado ni poco tiempo. Nos conocemos, un mini break.
  10. Pasapalabra. Es buena idea tras haber leído, subrayado y comprendido, apuntarnos diferentes preguntas en cartulinas e ir preguntando. Es más divertido si te ayudan tus hermanos, tus padres o tus amigos. Tengo que admitir que esto lo aprendí en 2º de bachillerato de mis amigas y se lo copié durante la universidad, creo que nunca se lo confesé porque al principio pensé que sería una tontería, hasta que lo probé.
  11. Y por último, MI GRAN SECRETO, la clave de que hoy este aquí escribiendo esto: Los plannings o planes semanales/mensuales. Organizarse por asignaturas, con el temario que cada día quieres estudiar o apuntarte lo que quieres entrenar o trabajar semanalmente. De verdad, es la clave (y una de mis cosas favoritas del mundo). Hay que intentar siempre que los objetivos sean reales. Está claro que al principio muy reales no serán pero poco a poco se va aprendiendo a hacerlos.     Para estos planes os voy a dejar una página que a mi me encanta. Sara es la creadora de Estudio Avellana, y si os suscribís a su newsletter os envía un Kit de Bienvenida que es la bomba –> http://estudioavellana.com/recibe-kit-bienvenida/

 

Hoy me he alargado más de la cuenta, pero prometo que merece la pena hacer esto. La vida es el presente, tenemos que disfrutar de cada cosa que hagamos. Ojalá os anime un poquito.

Feliz semana:)

 

María